Centro de Medios Independientes Valparaíso


Dirección remitente:
Dirección destinatario:
Asunto:
Cometario para introducir el correo:


http://valparaiso.indymedia.org/news/2004/12/1200.php Enviar comentarios por correo electrónico.

NOSOTROS, LOS SOBREVIVIENTES ACUSAMOS
by Libertad Thursday, Dec. 09, 2004 at 1:58 PM

-

NOSOTROS, LOS SOBREV...
tortura.jpg, image/jpeg, 218x302

LA TORTURA en Chile,

SUS RESPONSABLES
DEBEN SER JUZGADOS
NOSOTROS, LOS SOBREVIVIENTES ACUSAMOS

COORDINADORA DE EX-PRESAS Y EX-PRESOS POLÍTICOS DE SANTIAGO
Diciembre 2004


Índice :

NOSOTROS, LOS SOBREVIVIENTES, ACUSAMOS
I. Presentación

El tipo de persona que un interrogador encontrará variará enormemente en personalidad, clase social, ocupación, especialidad militar, y creencias políticas y religiosas.

Su condición física variará de
casi muertos hasta perfecta salud,
sus habilidades mentales variarán
de menos de promedio hasta sobre promedio,
y su conciencia de seguridad puede variar de muy poca hasta mucha.

Debido a estas variaciones,
el interrogador debe hacer un estudio cuidadoso de cada fuente para obtener una evaluación de su carácter para entonces usarlo como la base para su interrogación.
Manual del Interrogador

En el Manual del Interrogador se define al interrogatorio como “el arte de cuestionar y examinar a una fuente con el fin de obtener la máxima cantidad de información utilizable en el menor tiempo posible” y este “arte” tuvo resultados concretos.
Este Manual —aplicado en Chile por los destacados alumnos de la Escuela de las Américas— cataloga a las personas y les adjudica un tormento específicamente eficaz para cada tipo. Nada es improvisado. Todo forma parte de un metódico protocolo que debe ser aplicado cuidadosamente. Su lectura permite comprender a cabalidad el uso de la tortura en la consecución de información.
El Informe de la Comisión de Prisión Política y Tortura debería establecer, como una de sus principales conclusiones, que las torturas aplicadas a las 35.000 personas que entregaron sus testimonios, no respondieron a excesos ni desbordes, sino a una política de Estado, la que por lo mismo requirió de planificación y ejecución por parte de entes y funcionarios públicos.
Los delitos de lesa humanidad —o crímenes contra la humanidad— son los que agravian directamente la esencia del ser humano, los que afectan su dignidad como ningún otro hecho.
Éstos incluyen el exterminio sistemático, las desapariciones forzadas, la esclavitud y la tortura. Pero también algunas conductas como los ataques sexuales, si quienes los cometen lo hacen de manera generalizada contra cierta población.
Los que sufrimos la prisión de modo injusto y arbitrario, permanecimos detenidos en recintos fiscales, fuimos torturados, vejados y humillados; sufrimos estos castigos por disposición y voluntad de autoridades de la dictadura militar, tanto civiles como uniformadas. Es así como en su implementación colaboraron médicos, periodistas, empresarios, abogados y civiles de diversos orígenes.
El Informe de la Comisión de Prisión Política y Tortura recopila los testimonios de más de 35.000 víctimas: hombres y mujeres, niños, jóvenes y ancianos, que fueron objeto de las más brutales aberraciones.
Chile necesita sanear su alma moral. Es preciso entonces revelar toda la verdad, saber quién fue torturado y por quién. A quince años del fin de la dictadura y de transición a la democracia, el país debe enterarse de quiénes son los responsables, tanto políticos como ejecutores materiales de una política de Estado de abuso y violación de los derechos de la persona.
Una vez conocidos los responsables, es deber del Estado —en cumplimiento estricto de los pactos internacionales ya suscritos y considerando el principio de continuidad del Estado— encausar a todos estos criminales y condenarlos de modo ejemplar. Es la única manera de dar una lección de civismo a las nuevas generaciones de chilenos que no se merecen que la historia de nuestro país les sea ocultada.
Chile no puede pasar a la historia como el país latinoamericano que renunció a hacer justicia y a reparar a las víctimas del proceso social mas injusto de su historia, el que gracias a la sangre de miles y a la coerción de millones, permitió levantar el basamento económico, social y político del Chile actual.
Nosotros, las víctimas, estamos convencidos de que la única forma real de asegurar el “Nunca Más” es develando toda la verdad, castigando a los responsables y haciendo la luz sobre nuestro pasado reciente.


II. Introducción
Por estos muertos, nuestros muertos,
Pido castigo.
Para los que de sangre salpicaron la patria,
Pido castigo.
Para el verdugo que mandó esta muerte,
Pido castigo.
Para el traidor que ascendió sobre el crimen
Pido castigo.
Para el que dio la orden de agonía,
Pido castigo.
Para los que defendieron este crimen,
Pido castigo.

No quiero que me den la mano
empapada con nuestra sangre.
Pido castigo.

No los quiero de embajadores,
Tampoco en su casa tranquilos,
Los quiero ver juzgados,
En esta plaza, en este sitio.
Quiero castigo".
Pablo Neruda
Nosotros Acusamos

Con el afán de escribir en la historia oficial las verdades vividas en nuestro país en el período de la dictadura militar, entregamos hoy los nombres de los torturadores. Nuestro propósito es que nunca más en Chile el Estado subordine a los ciudadanos, a sus expresiones sociales y políticas a través de la detención y desaparición de personas, asesinatos, prisión y tortura.
Los 28.000 casos presentados corresponden sólo a una parte de los sobrevivientes que sufrieron las prácticas estatales de tortura, muchas personas no presentaron su testimonio por encontrarse fuera del país o en lugares apartados, o porque no estuvieron dispuestas a revivir y verbalizar lo ocurrido por pudor, dolor, miedo o desconfianza; y también hay un grupo significativo que murió en espera.
Hay muchos torturadores que aún, a pesar de nuestros esfuerzos, siguen en el anonimato. Esto nos lleva a continuar recopilando antecedentes de las diferentes vivencias y de las relaciones que hubo entre las diferentes instancias del gobierno militar y sus aparatos de seguridad, tanto de la DINA, CNI como de las ramas de inteligencia de las FFAA:
Por nuestra responsabilidad ante las nuevas generaciones, por nuestro compromiso con el devenir histórico de nuestro país y porque somos profundamente democráticos, nos comprometemos a no descansar hasta llevar a los tribunales a todos los responsables de las violaciones a los derechos humanos.
Esperamos que nuestra labor esté acompañada por una política de colaboración de parte del Gobierno, parlamento y tribunales. De no ser así, estamos nosotros y la gran mayoría ciudadana que no acepta silencios ni censuras por más que se apele a los intereses nacionales.
Más aún, queremos que los Generales Pinochet., Contreras, Mena y todos los que bajo sus órdenes fueron cómplices, sepan que seguimos vivos, multiplicándonos, con más fuerza y convicción de libertad y justicia social. Nos paramos frente a la historia con la mirada en alto, con dignidad, con la fortaleza de los que no pudieron aniquilar, hablamos por los que asesinaron, por los que viven y por todos los que estaremos siempre por la justicia.
En el Chile de hoy
Quienes reaccionamos frente al terrorismo de Estado, la violencia, tortura y muerte de miles de personas, sufrimos la concreción de esas políticas en nuestros cuerpos y en nuestras vidas, y porque sabemos lo que ello significa, trabajamos para que el Chile del tercer milenio, de grandes transformaciones, modernizaciones e inequidades se reconcilie con su historia, en base al establecimiento de la verdad y justicia.
Los derechos de las personas y los pueblos son un tema permanente de todas las sociedades en el siglo XXI, y es consustancial a los sistemas democráticos. Las entelequias de “puntos finales” y otras fórmulas destinadas a la impunidad son inventos que pueden significar el estancamiento transitorio, pero jamás una solución a las violaciones de los derechos de las personas.
Durante 60 años los nazis todavía son buscados y juzgados, sus fortunas son rastreadas y algunos gozan de impunidad pero no de tranquilidad ni siquiera en los países ubicados en el fin mundo.
Con mayor razón si Chile ha ratificado los diferentes tratados internacionales sobre derechos humanos, civiles y políticos, el Estado al reconocer su responsabilidad directa y concreta en los hechos tiene que diseñar un camino que permita remover sus estructuras y transformarlas de tal modo que elimine las posibilidades de violentar, nuevamente, los derechos de las personas.
Sin lugar a dudas el Chile de hoy es muy distinto al Chile de ayer, son otros los conflictos y contradicciones. Cada uno de nosotros, también, ha cambiado. Ha variado su forma de relacionarse, trabajar, entender el mundo, la tecnología y la ciencia, entre otros aspectos, sin embargo hay factores relacionados a nuestra condición humana que son universales y permanentes: el respeto a la vida, dignidad, a los derechos económicos, sociales y culturales de los individuos y la sociedad.
En ese contexto creemos que el Estado tiene que dar cuenta a la ciudadanía de cuáles son las modificaciones en su estructura que aseguren que sus integrantes no van a ser los torturadores de mañana, porque el Chile que queremos debe estar construido en base a la democracia, participación, pluralidad ideológica y diversidad cultural.
Para ello es indispensable concebir un país que reconozca su historia compuesta por aciertos y vergüenzas, y asuma la justicia como elemento reparador, sólo así se pueden construir las identidades nacionales que permiten avanzar unidos como nación.


II. Introducción
III. Algunos Métodos de Tortura utilizados
IV. Datos a considerar
CAPÍTULO 1: SI EN CHILE HUBO TORTURADOS ... HUBO TORTURADORES
I. Los Autores
II. Los Colaboradores: Agentes Civiles
III. Los Colaboradores: La prensa
IV. Los Colaboradores: Poder Judicial y abogados
V. Los Colaboradores: Médicos
VI. Las Mujeres DINA-CNI
VII. Los Ejecutores
CAPÍTULO 2: LOS LISTADOS
I. Los autores
II. Los agentes civiles
III. Los periodistas
IV. Los abogados
V. Los médicos
VI. Las mujeres DINA-CNI
VII. Los hombres de la Armada
VIII. Los hombres de Carabineros
IX. Los hombres de la DINA-CNI
X. Los hombres del Ejército
XI. Los hombres de la Fach
XII. Los hombres de Gendarmería
XIII. Los hombres de Investigaciones
XIV. Sin Identificar
XV. Fuentes

Pueden descargar el documento en:
http://www.amelatine.com/0_chile.htm

add your comments



© 2000-2008 Centro de Medios Independientes Valparaíso. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by the Centro de Medios Independientes Valparaíso. Running sf-active v0.9.2 Disclaimer | Privacy