Quiénes somos Contacto Boletín Calendario Publicar
white themeblack themered themetheme help




printable version - email this article

Carta abierta al Poder Judicial Chileno
by Simón Reyes Tuesday, Oct. 10, 2006 at 12:25 PM
simon-reyes@telia,com

No desnudar la corrupción de nuestras instituciones, es vivir anclados en el subdesarollo ético y moral.


Escribo esta carta con el convencimiento que esta institución centenaria, es la que más meas culpas debiera de hacerse a si misma, y, frente a la ciudadanía. No me refiero a todas aquellas instancias que se auto otorgaron ese derecho exlusivo de un poder del Estado, como Carabineros de Chile, Investigaciones, en su papel de Policia Civil, y sobretodo a los militares de nuestro país, que hasta 1989 crearon todo un sistema paralelo al Poder Judicial, pero pasando totalmente por encima de este, con sus propios tribunales secretos y subordinados, los militares no impartieron en momento alguno justicia, cometieron genocidio en contra de la población, genocidio aceptado y hasta regulado por sus propios tribunales militares, que por lo demás ni siquiera se ajustaron a derecho dentro de sus propias leyes. También debo de señalar acá a aquel carabinero, que teniendo que cumplir la misión de resguardar el orden público, se adjudicó - lo ha hecho secularmente- atribuciones también exclusivas de ese poder, lo mismo que la policía civil de nuestro país, han confundido históricamente sus roles para las que fueron creadas, ya que es conocido el maltrato, tortura y hasta muchos casos de muerte, debido a esos maltratos, sufridos por ciudadanos que estuvieron detenidos en esos lugares de reclusión momentanea, han hecho justicia a criterio personal, sin tener atribuciones para ellos.


Señores de la Corte Suprema de Justicia de Chile: -órgano máximo de nuestro Poder Judicial en Chile.- He escrito otras cartas a los diferentes poderes del Estado Chileno, con la finalidad de dejar reflejado en algún lugar mi pensamiento sobre alguno temas que por su importancia, tiene gran gravitación en el desarrollo de las sociedades, en este caso, especialmente en la sociedad chilena en su conjunto. De todas esas cartas escritas, creo que esta es la más peliaguda, creí que al dirigirme a la Presidenta Bachellet ya había expresado prácticamente todo aquellos que desde hace muchos años he deseado decir. Pero de pronto me he dado cuenta que no, no he dicho todo aún.

Estaba dejando fuera de mis comentarios al poder más corrupto de nuestra sociedad, y cuando digo corrupto, que como se entenderá, refiriéndome al Poder Judicial, .me imagino que estaré a las puertas del infierno. esta carta no es un tanto diferente a otras acusaciones de igual tono a las que ustedes han sido merecedoras en los últimos tiempo.

Escribo para aquel el lector simple, aquel que no está muy al tanto del oscuro, privado y casi secreto mundo del la justicia, y sus vericuetos, pueda conocer en forma simple detalles que los interesados se han encargado de ocultar, para ello tengo la certeza de no alejarme de la realidad que nos impusieron quienes definieron en el momento exacto, los que vivirian y quienes sucumbirian en la larga noche de injusticias, que vuestro poder nos obligó a todo un país a ser testigos, razones para escribir esta carta sobran, por ello solamente intentaré abarcar un par de puntos para mi, de gran relevancia..

Primero decir, que en mi condición de neófito total de todo el aparataje judicial, aparte de mis conocimiento de leguleyo de quinta categoría, escribo esta, desde mi posición de ese ciudadano de a pie, que ha observado durante muchos años vuestro corrupto comportamiento.

Segundo, porque he terminado comprendiendo que para terminar con el subdesarrollo de nuestras sociedades, es urgente que el Poder Judicial sufra profundas reformaciones en el ordenamiento jurídico. Que se convierta en un poder efectivo y que esté al alcance del pueblo, no solamente de un sector, menos de un sector que ha sido el culpable secular de esa corrupción. El Poder Legislativo, y el Poder Ejecutivo, son poderes del estado, son poderes que terminarán siempre renovándose, será el pueblo quien decida después de todo quienes ejercerán esos poderes, - eso suele suceder en un estado repesentativo de la voluntad popular y que se autodenomina, democrático - cierto que en todos los estamentos pueden existir brotes de cierta corrupción, pero estos tarde o temprano son descubiertos y expuestos sus servidores a las sanciones correspondientes, cosa que no sucede con nuestros jueces del más alto Poder Judicial del país. Allí la corrupción es sagrada, es como un ritual secreto que pertenece a una logia determinada, o, a algunos elegidos. Añadiendo a este breve análisis, la calidad perenne de magistrados vitalicios, a la que estaban acostumbrados nuestros ministros hasta no hace mucho. Conocido es " que el poder absoluto corrompe " entonces desde ese seudo pedestal de hombres justos, la corrupción era justa.

La corrupción dentro de nuestro sistema judicial durante la dictadura militar alcanza su expresión máxima, en manifestaciones dolidas de un Presidente de ese poder, que conpungido expresa," No podemos hacer nada, en Chile no funciona la justicia "

Ya con la publicación de " El Libro Negro de la justicia " queda ampliamente demostrado el estado de corrupción y de pudrición moral al interior de ese poder del Estado. No era suficiente ser testigo de la corrupción y sumisión diaria de ese poder, frente a los crímenes cometidos en Chile, nuestro país vivió tiempos muy duros, los perseguidos, los torturados, los desaparecidos, los vejados, buscaron amparo en el único poder que podía hacer algo por ellos, y no solamente podía, sino que era su obligación ayudar a quellos que solicitaban esa ayuda, pero sistemáticamente pasaron a ser cómplices de las fuerzas represivas. Por Miedo?

Posiblemente, pero eso es corrupción, luego con asombro nos enteramos que nuestro hombres justos, quienes estaban en ese lugar destinado a vigilar e imponer la jusicia, velando por la integridad del individuo, se dedicaban a prácticas sodomizadoras y pedofílicas, algunas oficinas de ministros eran usadas para ingerir altas cuotas de alcohol, en esas cuatro paredes se protegían con maniobras asolapadas a traficantes de alto vuelo, se remataba la verdad y la justicia al mejor postor. Aquellos que debieron asumir sus responsabilidades no lo hicieron, tampoco aquellos que vieron con repugnancia, a lo que sus distinguidos compañeros de profesión se dedicaban mientras en nuestro país se secuestraba y asesinaba a plena luz del día a ciudadanos de todas las clases y en todos los lugares. Encontraron la única solución posible, antes de encarar esas acusacions y demostrar que no todo ese poder del Estado era tan corrupto, prefierieron perseguir a la autora de dicho libro, secuestraron también dicha obra, había que quitar de la circulación semejante enemigo, nuestros representantes del Poder Judicial, quienes se movían en una maraña de articulados, leyes, y extraños procedimientos semánticos, para explicar actuaciones y decisiones aberrantes, esta vez, no podían frente a las palabras y las acusaciones de las que eran objeto. Como unos de los poderes que gozan (hoy) de su independencia de los otros poderes, actuaron corporativamente fente al libro publicado, y ese ha sido generalmente el mecanismo usado para defender y dejar en la impunidad actuaciones como las denunciadas.

El libro negro de la justicia chilena de Alejandra Matus, tiene la cualidad valiente de mostranos una verdad que la sociedad entera reconocía, derriba los laberintos oscuros de ese poder y los expone a la ciudadanía, desnuda a los altos personeros, que arropados en su imagen señorial, caminaban por nuestras calles como si los demás no existieramos. la verdad dura y dramática de algunos jueces de nuestra Corte Suprema de Justicia, era demasiada verdad para ellos. Pero reflejaba diáfanamente el comportamiento de todos los poderes del Estado durante la era Pinochet. estoy seguro que a Alejandra todavía se le quedaron muchos pasajes negros y secretos que en las paredes frias de ese poder ocurrian diariamente.

Tengo si, que forzozamente diferir de alguna expresión de Alejandra en su libro - Libro que tuve la suerte de leer, incluso antes que su autora fuera forzada a salir al exiilio, 10 años después de haber recuperado una supuesta democracia- Alejandra Matus, señala en un pasaje de su obra, que el Poder Judicial Chileno es una institución altamente jerarquizada. Creo que no es asi, ya que jerarquía para mi entender es depender de cierto orden der rango, antiguedad o conocimiento, pero jerarquizada, en una concepcion diferente a jeraquia. Las únicas instituciones jerarquizadas en Chile son las FF.AA allí el mando es absolutamente vertical - al menos en teoría - hasta el último conscripto, esa larga escala de poder va dejando sus huellas siempre hacia abajo.

En cambio el Poder Judicial posee una orgánica diferente y autónoma, que, - también en teoría- le permite a sus funcionarios ir ascendiendo en la escala judicial por méritos diferentes a los de un militar, es necesario comprender que quienes dedican su vida al magisterio de la justicia, deben de ser individuos probos y de una lúcidad claridad psiquica e intelectual para ejercer su profesión dignamente, y en beneficio de toda la sociedad. me detengo en este detalle sobre la diferencia jerarquica de una y otra, por una razón muy sencilla. No son los mecanismos de poder los jerarquizados los que por esa cualidad se corrompen, lo que se jerarquiza, es la corrupción, y, cuando esta corrupción es vertical, entonces hablamos de instituciones en plena decadencia., si añadimos el factor expansivo en la cadena corrupta, entonces llegamos a la triste realidad que la corrupción llega a todos los niveles posibles, abarcando incluso a la sociedad misma , que es el caso de nuestro Poder Judicial, desde la misma Corte Suprema hasta el más bajo eslabón de dicha cadena, aquellos que directa o indirectamente están relacionados con la función de administrar justicia.

No tenemos tampoco que ser demasiados observadores para darnos cuenta que funcionarios corruptos han existido y existirán mientras se den las oportunidades para ello. Pero ejercer la corrupción legalmente establecida por códigos propios, e incluso convertirla en una norma de conviviencia diaria, es otra cosa. esto se dió ampliamente durante la dictadura del General Pinochet. Los factores que influyeron para que todo un país se viera sometido a tales vicios, son variados, pero por ahora nos referiremos exclusivamente a ese poder del Estado, que debiera de estar por encima de todas estas prácticas, pero paradojálmente, es el que las practicó sin contrapeso alguno. Allí la corrupción se jerarquizó hasta límites degradantes, para ellos basta con observar ciertas actitudes hasta el día de hoy de ciertos magistrados que aún no se dan cuenta que el tiempo de bonanza de la impunidad les está dejando atrás. Se hace también obligatorio, en aras del buen concepto de Poder Judicial de algunos magistrados, reconocer que gracias a unas pocas voces, dicha institución puede sentirse orgullosa de contar con aquellos miembros que nos recuerdan, que no son las instituciones las que se corrompen, sino que quienes temporalmente ejercen funciones al interior de ellas

Bien, pero es que la corrupción no es un previlegio de tan altos dignataruios solamente, es una cadena invisible que tiene su efecto Dominó, pero a la inversa, cuando la corrupción es ejercida al más alto nivel, de inmediato se transmite como una señal imperceptible al órgano inmediatamente inferior y asi sucesivamente. hasta llegar a los actuarios y simples secretarios de las diferentes administraciones locales de justicia, desde los juzgados de policia local, pasando por juzgados de menor cuantía, Cortes de pelaciones hasta la mismisima Corte Suprema, esta cadena comenzaba desde el mismo policia que pasaba un simple parte a algún ciudadanos que inocente caía en esa larga cadena de extravios seudo judiciales, hasta las torres de marfil.

Existe un Estado corrupto ?

Esta pregunta tiene dos alternativas, un si, o un no. Por lo tanto la respuesta será invariablemente, si, existe la corrupción estatal. Pero es posible marcar alguna diferencias en ella, para no hacer caer a todo el aparato administrativo en tal aseveración.?

Si un funcionario recibe beneficios propios por alguna actuación en la que tiene la potestad de decidir o influir, para la toma de alguna decisión. dentro de su ambito profesional o de otro sector. estará cometiendo corrupción logicamente, pero no estará desarollando una cadena que implique a todos quienes le rodean. Por lo tanto si es descubierto, serán las claúsulas y reglamentos, los que dispongan la medidas a tomar, ejemplos como el citado más arriba, ha estado llena la historia, se siguen cometiendo y seguramente se seguiran abusando de algunos previlegios para seguir corrompiéndose, por diferentes causas, la más común, es la ambición ilimitada de quien se corrompe fácilmente. " Todo hombre tiene un precio, lo difícil en algunos, es descubrirlo. "

Pero tenemos otros tipos de corrupción, las distintas variantes son diferentes en métodos, resultados y fines, pero todas sujetas al pacto entre dos sectores, el que corrompe y aquel que se deja corromper, sabiendo que se están comentiendo actitudes ilegales y sometidas a penas punitivas. No olvidamos aún la era Fujimori-Montecinos en el Perú, la corrupción de todo el sistema administrativo en ese país recurrió a estos mecanismos como una forma de mantener el poder por el poder solamente, si Fujimori estaba al tanto o no, de tales actos de su mano derecha, no es asunto de la sociedad de revisar, su responsabilidad en tales maniobras, le compromete directamente, por lo tanto debe de asumir su responsabilidad, aunque niegue su presunta complicidad en el desarrollo jerárquico de todo ese entramado político. Otra coincidencia que une a todos estos casos de corrupción jerarquizada es que siempre sus más directos implicados, terminaran negando toda participación en ellos, pero también terminarán obviando su responsabilidad, no tanto para impedir el castigo merecido, sino que para volver a ocupar sus posiciones de poder. Fujimoris-.Montecinos no son una excepción a la regla, casos como este, son ampliamente comunes y hasta rutinarios en nuestro universo.

Cuando la corrupción se jerarquiza, entonces la onda expansiva alcanza todos los niveles de poder, no se detiene en algún eslabón menor o intermedio, si esta cadena comienza en el eslabón principal, el efecto dominó es imparable con el tiempo, tiene que darse si, un requisito fundamental, es vital corromper las estructuras del Poder Judicial para actuar sin riesgos a ser denunciados. El proceso de intrumentalizar la justicia para fines propios, en democracia es algo más difícil, por no decir casi imposible, puede existir siempre algún eslabón expuesto a dejarse comprar, pero en regímenes absolutistas es una labor relativamente fácil, sea por medio de ascensos rápidos y convenientes, sea por pago de coimas, a los Montecinos, o recurriendo a la más vieja de las estrategias. aprendidas de la mafia siciliana, que es la de inducir a los reticentes, a actitudes un tanto reñidas con la moral, aquellos que son voluntarios y asiduos en conductas de este tipo, son un juego para quienes pretenden tenerles en sus listas de incondicionales, pero los otros, aquellos que requieren un trabajo más extenso, quedan a el arbitrio de esos mecanismos mafiosos de mercado libre. Quién podría dudar que en tiempos de la dictadura, los organismos secretos, todos, no solamente la DINA o la CNI, sino que todos, poseían dossieres de algunos Ministro de las Cortes de Apelaciones y de la Corte Suprema? Digo solamente de algunos, ya que por las formaciones de cada sala, dependiendo del caso a tratar, era suficiente con tener dos jueces en sus listas para ejercer las oportunas presiones, además que los casos más emblemáticos que necesitaban una resolución favorable para los intereses comunes del gobierno militar y sus allegados, siempre, extrañamente caían en las mismas salas, cabe recordar acá, ciertas modificaciones durante la dictadura, que crearon ese sistema de salas, cuando no sucedía asi, entonces los acuerdos de pasillos eran la solución más común. También hay que destacar las amenazas contra aquellos jueces que en plena dictadura - os poquísimos- se atrevían a acometer deligencias, casi siempre sin frutos positivos, al contrario, pero estos jueces al final eran obligados a dejar los casos, y hasta debían de abandonar la carrera judicial. No había espacio para la justicia. Desde 1973 hasta ya cerca del año 2000. Chile permaneció fuera del Estado de Derecho, a pesar de lo que obstinadamente algunos ministros declaraban. Esto le dolía al entonces Presidente de la Corte Suprema Rafael Retamal, que frente a la petición de un padre por la vida de su hijo, no pudo más que exclamar. " No podemos hacer nada, en Chile no funciona la justicia "

Dicen que la prostitución es la profesión más antigua de la humanidad, yo me atrevería a decir que la corrupción generó tal profesión. Lo que las diferencia es que la prostitución es denigrante para quien la ejerce, es una última salida para muchas mujeres de poder enfrentar la rudos requisitos de una vida que no han elegido, y. que en la gran mayoria de paises seudo democráticos es perseguida sin contemplación, . En cambio, la corrupción goza de buena salud, es corporativa, no se abusan de los corruptos, y es básicamente aceptada, cuando es el poder quien se ha jerarquizado en torno a ella..

Corrupción vertical y expansiva

Sin ser experto en estos temas, he llegado a estas dos conclusiones. La corrupción vertical es aquella en la que el mismo vértice es el corrupto, el eslabón más alto de una cadena institucional. Por allá, a pricipios de los años 80, escuché en algún programa de radio, un viejo refrán chino, este hacía clara mención al entonces hombre más poderoso de Chile, decía algo asi : " Cuando el Emperador hurta la manzana del huerto vecino, sus súbditos se creen con derecho a robar todo el manzanal " En este sencillo pero claro refrán chino, queda claramente ejemplarizada la expresión de corrupción vertical, cuando es el vértice el corrupto, las señales bajan tarde o temprano a la plataforma más ancha de la pirámide. en Chile es conocido por cualquier delincuente, sea de menor cuantia o de los pesados, los mecanismo a usar frente a un juez, y, aún más, si se tiene el contacto preciso, por unas cuantas monedas, entonces los actuarios o secretarios de juzgados, arreglan cualquier caso que en teoría pudiera ser dificil, un parte a un profesional de la locomoción colectiva, si se tiene la mala suerte de caer en un juzgado determinado, hace variar enormenente la tarifa de la falta, pero si antes ya han entrado en juego los sectores corrompidos, entonces previo pago de una coima, se evitará llegar ante el juez. Pero la corrupción ya se ha generado antes de la posible infracción al tránsito.

Conocido es por todos quienes se dedican a transportar pasajeros, que la policía del tránsito tiene entre sus obligaciones de vigilancia y prevensión, una obligación no escrita, ni siquiera reconocida, que es la del cuoteo en la cantidad de partes a escribir, por supuesto que según esa cantidad, también es meritorio a la hora de recomendar los ascensos del personal. Los juzgados locales están estrechamente relacionados con los ingresos en las arcas municipales. la cadena de sustentación económica de las municipalidades comienza en los Retenes, Tenencias y Comisarías. He conocido un policia que a pesar de llevar la cantidad suficiente en la institución, no había logrado ascender al grado correspondiente a su antiguedad, por el simple hecho de negarse a robarle su dinero a los humildes choferes de la locomoción colectiva, via partes, a diferencia de sus propios compañeros que me contaban sin timideces, que " le aforraban partes a los choferes hasta por feos " ellos pese a ser más nuevos que este amigo, ya le habían pasado en grados.

Pero esto es sólo una muestra de esta ley de la selva corrupta de nuestra sociedad, y, prueba de esa corrupción expansiva que antes citaba. ese chofer para trabajar, necesita de su herramienta de trabajo, que es su vehículo, este debe de pasar una revisión anual para tener acceso a la patente y al registro correspondiente como vehículo de la locomoción colectiva, ya en la revisión se vive el primer momento de una larga cadenas de hechos corruptos, - que por lo demás no son secretos- si no desea dar coíma alguna, se expone a que al vehículo se le encuentre cualquier desperfecto, y obligado a volver, lo que conlleva una serie de gastos extras, pero vamos por parte. Basta dejar intencionalmnete como olvidado, una cantidad de 20 a 25 mil pesos en el cenicero de vehículo, y como por arte de magia, la revisión es pasada sin ninguna dificultad, pero si confía en que el vehículo pasará sin problemas, siempre habrá algún defecto que le hará volver, por supuesto que pensando en la económia de la empresa y sus empleados, más que en la seguridad vial, esto es diario en aquellos choferes que no cuentan con algún pituto alí, o que no pertenecen a esa larga cadena de corrupción instaurada en el país desde hace decenios, ya que la corrupción se ha asentado en la sociedad, e incluso, está tan arraigada en nuestra idiosincracia, que en muchos casos, cuesta ya hasta identificarla como tal. Tenemos por ejemplo, aquellos que conducen su auto a exceso de velocidad e incluso bajo un estado etílico considerable, pero al ser descubiertos por los uniformados a cargo de tal procedimiento, entonces por diferentes causas basta con un " continue por favor " puede ser un policia, un marino, un soldado, un parlamentario, un juez, o un conocido, o simplemente al excibir su carnet de chofer, disimuladamente en su interior, previamente dispuesta una suma de dinero, esta, " con el continue por favor, " ha desaparecido misteriosamente. "

Quien escribe estas páginas, en una oportunidad por negarse a cancelar una coima, - para pasar el frio de la noche, - de una pareja de carabineros, al denunciar el hecho en la Comisaria más cercana, pasó una noche arrestado, ya que el parte era totalmente injusto, y ante la rebelión de la coíma tuvo que alojar en Comisaria, los carabineros acusados no fueron ni siquiera confrontados con la acusación, al día siguiente con un cortante "retirese de inmediato" el autor de esta carta, confió en que el Juez al menos le oiría, craso error, frente al Juez del Juzgado Local, hice la acusación formal de corrupción. resultado final, una fuerte multa por inventar cosas contra honestos policias y agradeciendo que mi carnet no fuera retirado y enviado a tribunales por mi alzamiento de voz ante tan respetable magisterio. Para que mencionar acá, los extraños desaparecimientos de causas, cuando los actuarios secretarios encargados de llevarlas, se encuentran de pronto que todo ha desaparecido misteriosamente, algo igual ha ocurrido de forma increible en lo más alto de toda esa escala de legalidad y honestidad supuesta, en la Corte Suprema se han repetidos casos de misteriosas desapariciones, lo que ha derivado que el acusado de pronto es liberado de toda responsabilidad y queda libre sin mancha alguna, ni menos castigo, se ha dado incluso que es el Estado, quien ha debido indemnizar al supesto agredido. Por supuesto que aquellas causas perdidas, siempre han petenecido a influyentes traficantes y personas de cuello y corbata, que han realizados estafas millonarias, no confundir con las prebendas mínimas cobradas en instancias menores.

Esas esperiencia ante todo organismo que su rol es salvarguardar la integridad ciudadana y la legalidad vigente, no ha funcionado para los más humildes de nuestra sociedad, las esperanzas que a estas alturas ess prácticas no sucedan, es la conformidad del tonto. Pues seguirán sucediendo hasta que los cambios estructurales no sean todo lo profundo que tanto vicio ha creado. Si la corrupción viene de los más altos niveles, entonces quien se atrevería a depurar las instancias más bajas, ya que a mayor altura de corrupción, mayores beneficios, multar a esforzados choferes con la únca finalidad de alimentar las arcas de las correspondientes municipalidades, ya es un acto de corrupción en si, pero esta cadena continua, y, quien no da coíma, sabe que se expone a multas superiores adelante del Juez, ya que el sistema fue creado con ese objetivo. Hemos tenido que esperar hasta casi el siglo XXI, para recién experimentar ciertas reformas en la administración de justicia en Chile, pero la corrupción no cesará, encontrará nuevos caminos y nuevos corruptos.

Corrupción en la Justicia Militarizada.

Durante nuestra corta vida de nación independiente y soberana, las prioridades nacionales siempre han estado fuera del control de los poderes judiciales. O´Higgins ya por las primeras décadas de los 1800, creó lo que hoy es la Corte Suprema de Justicia, como un organismo depurador de ciertos excesos en las cortes juridiccionales de justicia, o las primeras cortes de apelaciones. pero toda la administarción de esos organismos eran ya altamente politizadas y un reducto seguro de las burguesías locales, en eso no ha cambiado mucho nuestro Poder Judicial, la independencia de la que han gozado ampliamente en todas las épocas le permitió acumular un poder fuera del alcance de todo poder confiscador. esta especie de impunidad juducial histórica, la ejercieron ciertos jueces de nuesta Corte Suprema y de las Cortes de Apelaciones ininterrumpidamente desde prácticamente la derogación. de Real Audiencia por allá en los albores de nuestra Indepenencia Nacional. hasta nuestros días,.


En contadas oportunidades el Poder Judicial se ha visto sacudido con alguna acusación constitucional en contra de algún miembro de esta desgastada institución, si hacemos un resumen imparcial de hechos ilícitos o luctuosos .cometidos por algunos de sus miembros durante su historia, veremos entonces que la corrupción se ha jerarquizado, y, en vez de actuar apegado a derecho y resguardando el buen nombre de tan importante Poder del Estado, sus exponentes se han preocupado más de hacer la politica del gato, que de depurar rsponsabilidades, manteniendo la optima confianza del pueblo hacia sus más altos jueces.

La Real Audiencia, fueron los mecanismos jurídicos coloniales implantados en el Chile colonial, y, que eran herramientas juríidcas dependientes de la corona española, para asi, mediante esos mecanismo, castigar las faltas cometidas por aquellos individuos que no se ajustaban a os modelos impuestos desde España. ya enfrentados los criollos y los colonialisras, unos por la independencia de la naciente nación y otros por mantener los derechos reales sobre la misma. Una clara muestra de la rebeldía - y por nuevas necesidades - Asi mismo los tribunales de la Real Audiencia tenían por objetivo, ser el órgano superior entre una cantidad de organismos encargados de impartir justicia en una nación de cabildos, corregidores y gobernadores, aparte de otras funciones que interesaban directamete a la Corona Española. En el año 1811 es abolido este sistema, creándose el primer Tribuanl Supremo. Estos son los primeros intentos de demoles las infraestructuras dependientes directamente del colonialismo europeo. La Constitución de 1818 la llamó Supremo Tribunal Judiciario. Siendo rebaustizada como Tribunal Supremo de Justicia en la Constitución de 1822. En 1823 pasa a llamarse Suprema Corte de Justicia, para finalmente adoptar su nombre difinitivo en la Constitución de 1828, llamándose Corte Suprema.

Desde 1811 hasta nuestros dias, las reformas al interior de nuestros máximos poderes judiciales, no han sido pocas, desde sus 5 ministros del comienzo a los 21 actuales, llegando incluso un Presidente de ese poder a ocupar la Vicepresidencia de la República, llamando a elecciones presidenciales.

Entre las funciones inherentes a la Corte Suprema, distinguimos dos claramente especificadas, está la de ser un tribunal de casación, que en pocas palabras significa ni más ni menos que: interpretar el correcto sentido y alcance de las leyes, lo que al traducirlo a un idioma más comprensible significa, " velar por el buen desempeño de los jueces en cada cosa juzgada, pero no se le atribuye a esta instancia actuar como un órgano de tercera instancia, ni menos fabricando o alterando el principio vital de las mismas. " Al entrometerse en la labor de jueces de primera o segunda instancia, por intereses privados o personales, ya sea por presiones o estimulos ajenos o externos a la judicatura, quien dirima en tales asuntos, estará cometiendo prevaricación. figura también entre sus funciones, poseer la potestad directiva, corrreccional y económica ( administratica ) de todos los ribunales de la nación, exceptuando el Tribunal Constitucional y el Tribunal Calificador de Elecciones.

Cuando un dictamen judicial no es del agrado del acusado, ya sea porque la pena a cumplir es excesiva, o simplemente en uso de ciertas estratagemas judiciales, se busca rehuir el castigo impuesto entonces se puede recurrir a un tribunal de segunda instancia, que es quien en difinitiva determinará lo acertado del castigo impuesto, pudiendo rebajar o aunmentar la pena de acuerdo a las atenuantes expuestas y a la eficacia del defensor. Pero si existen vicios o vacios jurídicos en el fallo -dependiendo de la causa- en el cual el juez a cargo del proceso, pudiere entrar en conflictos de interpretación de la ley, entonces es que ese proceso puede llegar a manos de la Corte Suprema, la que tendrá la misión de sentar juridicción en lo que a interpretación y veracidad de lo juzgado se refiere, este procedimiento es lo que se denomina " recurso de casación " En el caso anterior, cuando se dirime en torno a una sentencia ya juzgada, que por vias diferentes llega a la Corte Suprema, se llama " recurso de queja " que en la práctica el órgano superior de justicia, poca influencia debiera tener. Normalmente en los paises de uina democracia algo ás avanzada, este último recurso se utiliza rara vez, y en casos algo más complejos, sea por no interferir demasiado en la aplicación de justicia de los tribunales inferiores, o porque los costos ascienden demasiado. dos pequeñas reflexiones sobre la excesiva utilización de este último recurso juridiccional, en sistemas más avanzados en temas jurídicos, para llegar a esta última instancia, se requiere de la aprobación cualificada de una comisión determinada para tales efectos, que permite, por la importancia del asunto a juzgar, que esta siga el camino requerido hasta el más alto tribunal,y, normalmente, salvo contadas excepciones el más alto tribunal va en contra de los efectos declarados de las instancias inferiores. En paises como el nuestro, quienes recurren a este alto tribunal, requieren de cierto patrimonio personal, para hacer frente a os gastos que tal ejercicio de justicia reqiere, lo que ya deja fuera de esta instancia, a un alto porcentaje de la población, que pese a tener justificada razón de ser atendidos por nuestros ministros de la corte, no tienen acceso a ella. En pocas palabras, la justicia la pagan quienes pueen y se libran de ella quienes quieren.

En la era Pinochet, sería majadero evaluar acá el comportamiento de algunos ministros de la Corte Suprema en el abuso reiterado del uso de los recursos de quejas, en los 16 años de dictadura y hasta bien avanzado el tiempo en la seudo democracia que vivimos, el recurso de queja, fue usado indiscriminadamente por delincuentes de alto rango, estafadores de alto vuelo, traficantes internacionales, mafias de la droga, del crimen y del abuso, fueron favorecidos con cada dictamen de la Corte Suprema.

Todo Juez que intentó oponerse a estas costumbres y a ciertos fallos, fue sistemáticamente puesto en lista que impedian su ascenso a las frias paredes de la corrupción, aquel juez que sólo deseaba ejercer su profesión, fue obligado a callar y/o mirar para otro lado mientras sus pares usaban su asiento de ministro de la corte en beneficio de sus propios placeres e inclinaciones corruptas, aquellos jueces que incluso presentando expedientes por reiteradas anomalias en su cargo de juez, pero siendo incondicional del dictador, ascendieron rápidamente hasta lo más alto de la judicatura. Entonces podemos decir sin riesgo a equivocarno que a todo nivel, la dictadura militar fue la expresión máxma de la corrupción. Tanto en lo militar como en lo judicial, fueron muy poco quienes se atrevieron a dejar sus carreras para no ser parte de todo ese sistema corrupto, que la ciudadanía rechazaba en cada oportunidad que se le presentaba. durante la dictadura militar, el Poder Judicial alcanzó las cuotas más altas de rechazo ciudadano.

Se tiene por entendido que el Estado Chileno posee tres órganos independientes que le permiten mantener la hegemonía en los asuntos internos de la República, los que posibilitan ir desarrollando los mecanismos adecuados en el perfeccionamiento de un estado realmente democrático, y a la vez, ir en busca los mecanismos suficientes que permitan el desarrollo social y cultural de la nación. Dos de esos poderes son esencialmente políticos, ya que son generados directamente por elección popular. En cambio, para el buen desempeño del tercer Poder Constitucional, nos referimos por cierto al Poder Judicial, este en su funcionamiento pleno no debe de sr influenciado por los diferentes sectores políticos de la sociedad, la justicia debe de estar por encima de las contingencias políticas, ni sus representante deben ser aspirantes a ocupar puestos nominativos, que estén fuera del control constitucional. Este poder debe al mismo tiempo generar las condiciones para que la ciudadanía le brinde su total confianza, confianza que se demuestra con el desempeño autónomo del poder Judicial, y siendo ecuánimes en sus decisiones judiciales.

Por lo tanto, quienes tienen la alta responsabilidad de ejercer en el ámbito judicial, y hacer valer los principios y valores- derechos y obligaciones- ciudadanos, no pueden hacerlo desde ningún aspecto predeterminado politicamente. Sobre este asunto queda mucho que decir, ya que nadie puede desconocer la nulidad total que este poder del Estado ejerció durante la dictadura, en los que a derechos humanos se refiere. todo era permitido para agradar al dictador. Mientras en el Chile oscuro, se creaban policias secretas para secuestrar, perseguir, torturar, vejar, asesinar, desaparecer ciudadanos, este poder actuaba como si en ese Chile todo era permitido para un sector, mientras ellos hacían sus propios negocios y nadie les interrumpiera, todo estaba legitimado con expresiones semánticamente falseadas.

Es en este lapsus de tiempo que el Poder Judicial Chileno alcanzó su punto más alto en la creación de un sistema injusto y perverso, sistema que nunca criticó, pero si alabó en cada oportunidad que podía, aquellos jueces que tímidamente se atrevieron a hacer algún tipo de crítica, o se tuvieron que contradecir públicamente o sencillamente debieron de hacer abandono de la magistratura. bastó que ese poder actuara de acuerdo a sus atribuciones, -que incluso fueron reafirmadas por la propia Junata Militar- para que el Poder Judicial se hubiera mantenido incolumne y al margen de la contingencia diaria en el país, pero a diferencia de su comportamiento durante el periódo democrático de 1970-1973, y abusando de ese Estado de Derecho en el que el país intentó encontrar nuevos caminos hacia un desarrollo más integral, este poder calló y desvió la vista antes todos los atropelllos a que los chilenos fueron sometidos, lo que durante el gobierno de Salvador Allende no sucedió, aquelos ministros de la corte, creando sus propios fantasmas o haciéndose eco de la salvaje arremetida contra ese gobierno constitucional, por parte de la oligarquía criolla y los sectores más raccionarios de nuestra sociedad, levantaron enérgicamente la voz ante el peligro que ellos veían venir, demás está decir que ese poder judicial, siempre ha estado fuera del devenir diario del país, han intervenido solamente cuando creyeron que sus intereses estaban en peligro, sumándose a la campaña de desestabilización en contra del gobierno constitucionalmente legítimo, pero para ellos ya esa legitimidad era relativa.

La dictadura militar le dará al Poder Judicial carta blanca en sus asuntos internos, la policía secreta del régimen toma nota de las desviaciones de ciertos magistrado, guardando fielmente el secreto mientras estos impartieran justicia de acuerdo a sus postulados. la población y sus organismo de defensa de los derechos humanos ven con asombro, como en Chile la justicia deja de actuar conforme a derecho, para asumir un rol de servilismo militar, dejando a un lado el principio más importante de la judicatura, que es el velar por que el individuo sea respetado en su derecho más invulnerable e intrínsico, el derecho a la vida.

Más de 10.000 derechos de amparo fueron presentados durante la dictadura, en favor de miles de ciudadanos secuestrado y retenidos por las hordas militares, la gran mayoría de ellos en cárceles secretas de la dictadura, pero amparados en ese sistema expansivo de corrupción, se valían de sus estrategia administrativas para desconocer cada caso o cada recurso presentado, incluso estando en conocimiento de que el gobieno de facto mentía respecto a la situación de los detenidos, ya ni siquiera era necesario valerse del la leyes internas para intentar salvar miles de vidas, sino que exigiendo se respetara la situación de prisionero en tiempos de guerra, de acuerdo a los tratados internacionales firmados por Chile, pero nada, nada valía si Pinochet estaba atrás de aquellos que desataron la barbarie en nuestro país.

Se da incluso la figura siniestra que pese a no existir tal guerra, si la decretaba el dictador, era real, pero aun asi, estabamos sujetos a acuerdos internacionales, tampoco servía, a nuestro Poder Judicial no le interesaba la situación real del país, para ellos la justicia se transformó en la palabra del dictador y sus esbirros. En reiteradas oportunidades, hombres de civil, usando vehículos sin matricula, o matricula falsa, armados fuertemente, pero identificados plenamente como operativos militares en una país asediado y ocupado por miltares, a plena luz del día, estos esbirros se movilizaban como Pedro por su casa, y de noche con toque de queda, hacían lo mismo, estos sujetos de pronto invisibles para el Poder judicial allanaban domicilios, golpeaban a sus moradores, secuestraban a diestra y siniestra, llevándose consigo a individuos desprotegidos, con testigos oculares de tal procedimiento, frente a los cuales la única identificación mostrada era el terror y la violencia extrema usada. se presentaban en las cárceles, sacando de allí a presos ya con condena fija, usando los mismos métodos, con tarjetas de identificación válidas, usando los mismos vehículos, el mismo sistema, el mismo actuar prepotente de comandos a cargo de nuestros institutos armados. Pese a todas la pruebas mostradas en cada caso que avalara el correspondiente Habeas Corpus presentado en favor del secuestrado, en un intento estéril de salvar su vida, estos eran sistemáticamente rechazados por quienes tenían la obligación de actuar, para hacer vales ese derecho básico del individuo, que es la vida. pero no, de pronto todos se esfumaban, en ese Chile no existían cárceles secretas, ni comandos asesinos actuando libremente por todo Chile, bastaba que el mismo jefe de todo ese aparato negara la existencia de tal, para que nuestros elegantes ministros lo certificaran por escrito.

De esos más de 10.000 recursos de amparo presentados a la Corte Suprema durante la dictadura, sólo un par de ellos fue aceptado, obligando a los secuestradores a poner a disposición de tribunales al detenido, pero esto más que un exito del Poder Judicial, se debió a la lucha de algún juez que se atrevió a reclamar algo de justicia y también debido a las presiones internacionales en favor de ese detenido. Uno de aquellos liberados, sería posteriormente degollado por las fuerzas militares chilenas.

Habeas Corpus


Este derecho es una garantia constitucional, que está por encima de interpretaciones equívocas e interesadas frente a otros instrumentos legales que regulan el comportamiento social. Tutela y salvarguarda derechos intrínsicos del individuo, como el derecho a la vida y la libertad frente a actos y/o omisión que cualquier autoridad o funcionario, que en ejercicio de determinado poder pudiera poner en peligro dichos derechos individuales. Este derecho o recurso de amparo, aparte de ser una garantia de seguridad frente a algún tipo de excesivo celo de la autoridad, está también recogido en los tratados internacionales de la Declaracion Universal de los Derechos Humanos

Argumentar razones como las que Chile se vió en la obligación de aceptar durante la dictadura, de parte del Poder Judicial, razones rebuscadas y refrendadas en eufemismos distorsionados, con la única finalidad de no aceptar el imperio de injusticia reinante en el pais, no exculpa a los cómplices de quienes crearon una sociedad corrupta en aras de proteger sus propios intereses individuales. La Corte Suprema de justicia, se autolimitó en sus funciones, se aplicó la autocensura, pero lo más perverso, es que dejó a millones de chilenos en manos de un régimen brutal, sin derecho a la aplicación mínima de justicia, se abandonó la razón esencial de ser.. Fueron estos ministros el brazo legal de los crimenes comeitdos en aquel triste periódo de nuestra historia, demasiado evidente es la fliación política de esa gran mayoría de representantes de un poder que fue declarado autónomo e independiente por quienes ocuparon Chile en su primer decreto de intenciones. Derogadas todas las instituciones democráticas, cerrado el Congreso Nacional, representante del Poder Legislativo, usurpado el Poder Ejecutivo, quedaba solamente el tercer poder, que no era posible usurparlo, ni tampoco era necesario, ya estaba usurpado por mentalidades antidemocráticas y afines ciegamente a los postulados del dictador. La derecha oligárquica, la burguesía y los capitales foráneos eran en adelante, los amos del pais.

Podría enumerar múltiples hechos corruptos en que un grupo de jueces eran sus más claros receptores de prebendas en pago por decisiones arbitrarias y contrarias a la judicatura, pero quedaba la obra maestra por representar. La comedia de una sociedad corrupta en sus cimientos mismos, el chantaje, la coima, el miedo, el terror, fueron gravitantes para que los tres poderes del Estado se unieran en un solo fín, aterrorizar a la población hasta límites insospechados. Ese mismo poder que hacía unos años deslegitimaba al Gobierno Constitucional, sacando la voz por todo lo alto y cada vez que podía, amparado en minucias legales, esta vez, concedía y otorgaba licencia para la persecución de todo aquel que pensara diferente a lo establecido. Esta vez, no solo callaba tercamente, sino que aparecía justificando y alabando tal estado de corrupción estatal. ya estaba el tercer poder unificado en la misma mano asesina que asoló el país. Habría que esperar pacientemente, con la paciencia del abusado que algún día cambiaran las reglas de juego, para intentar tímidamente reparar en parte tal caos.

Hoy se han logrado reformas importantes en el Poder Judicial, pero también, pese a esas reformas ese poder ha dejado establecido los límites permitidos para tales reforma, existe hoy una sensación de cierta normalidad en lo que a la judicatura se refiere, claro que aquellos abogados que lucharon por volver a un Estado de Derecho, quienes dejaron todo para ir en defensa de los oprimidos, siguen arando en el desierto. El hacer justicia en el Chile del 2006 continua siendo una empresa de titanes, no es suficiente con reparar daños en prevención del futuro, se hace necesario una reparación honesta y acuciosa con el pasado. Chile no debe de seguir atado de manos en sus intentos de hacer justicia, quienes cometieron excesos. quienes delinquieron con pasaporte diplomático, quienes estafaron desde cómodas oficians de altos ventanales, quienes laceraron la carne de su coterráneo, quienes callaron a conciencia sobre ese pasado. Todo debiera de ser expuesto a la opinión pública, desde alli deberán de sucederse profundas reformas estructurales, que a un futuro cercano impidan que el pueblo sea obligado a ser nuevamente testigo pasivo de tales excesos. Entonces podremo hablar sin temor a sentir verguenza, que nuestro país, es un país en vias de desarrollo.

La ley de aministía decretada en Chile con la finalidad clara de dejar impune cientos de crímenes, es un ejemplo del trastorno moral de aquellos jueces, quienes se han opuesto fieramente a que dicha ley pueda ser derogada, cabe pensar, cuanto se ha pagado por cada asesinato del pasado? es difícil aceptar que sin mayores argumentos legales, se nieguen a cumplir con con el verdadero ideal de justicia, investigar, reconocimientos de sus crímenes por parte de los culpables, juzgar y condenar, y luego, si fuera necesario, ser magnánime en la aplicación juridica.

Pese a lo expresado por anteriores Presidentes de la República, en el sentido que el país estaba preparado para hacer una justicia real, el mundo ha comprobado una vez más, que mientras mayor sea el crimen o delito cometido, las posibilidades de evadir el merecido castido aumentan. Y de esas falencias judiciales, los únicos culpables son aquellos corruptos jueces que aún quedan enquistados en nuestro Poder Judicial.











add your comments


LATEST COMMENTS ABOUT THIS ARTICLE
Listed below are the 10 latest comments of 1 posted about this article.
These comments are anonymously submitted by the website visitors.
TITLE AUTHOR DATE
Chile 2007 M.Teresa Brieva Wednesday, Jan. 17, 2007 at 4:19 PM
IMC Network:

© 2000-2008 Centro de Medios Independientes Valparaíso. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by the Centro de Medios Independientes Valparaíso. Running sf-active v0.9.2 Disclaimer | Privacy